Inés Arrondo: "La revolución de las futbolistas es la lucha contra los estereotipos"

Por primera vez en la historia una mujer asumió como Secretaria de Deportes de la Nación y, junto a periodistas feministas de distintos medios, hablamos con ella sobre cómo será su gestión y de qué manera ayudará al crecimiento del fútbol femenino.


Foto: Dafna Alfie/LATFEM


Inés Arrondo se convirtió en la primera mujer en ocupar un espacio de poder en el ámbito deportivo. Es una ex Leona que culminó su carrera de jugadora y comenzó a trabajar en políticas públicas para el desarrollo del deporte. Hoy, tiene la difícil tarea de representar a miles de atletas que durante los últimos años resistieron la desidia por parte del Gobierno nacional, pero sobretodo, de representar a las mujeres que vienen luchando por la igualdad de condiciones, ”este lugar tiene un plus, el desafío de ser mujer y de sentir que de alguna manera estamos llegando todas”.


Te autopercibís feminista, y en ese sentido, ¿crees que hay una mirada que puede ser diferente a la de gestiones anteriores?


“Sin dudas. Miro desde la perspectiva de una mujer y miro desde la perspectiva de alguien que ha convivido con el problema estructural que tiene la sociedad en materia de género y creo que nuestras subjetividades se construyen en función a todo esto con lo que hemos convivido. Nuestro gran desafío va a ser plasmarlo en la gestión y que eso se traduzca en un cambio de paradigma para hacer política”.


¿Qué hecho o qué hito del feminismo te hizo decir es por acá, soy feminista?


“Siempre conviví con una incomodidad respecto a nuestras posibilidades. El deporte me ha fortalecido mucho y me ha servido para encontrarme combatiendo un montón de esas cuestiones a lo largo de mi vida. Mi deporte colaboró mucho en acercar a las mujeres a la cancha y esa creo que fue nuestra gran revolución. El fútbol estaba muy presente para los varones, no había ninguna actividad para las mujeres y el hockey ha sido muy valioso en eso, en que las mujeres encuentren un lugar donde poder ser deportistas”.


¿Te valió algún señalamiento por parte de colegas varones tener esta mirada y trabajar con esta perspectiva?


“Fue complicado, sobretodo hacia adentro de las estructuras. Yo me armé un equipo de profes mujeres porque hay barreras culturales también para trabajar con la comunidad. Gracias a que esas entrenadoras eran mujeres las madres también se empezaron a acercar al deporte, porque ante la figura de un entrenador varón las madres no se acercan. Logramos que en ese contexto de vulnerabilidad, de violencia física y social, una mamá se acerque y se reúna con otras mamás en torno a la actividad de sus hijas”.


¿Hay algo pensado para trabajar puntualmente con el fútbol femenino?


“En el hockey, siento que nuestra revolución fue meter a las mujeres en la cancha, y la revolución de las futbolistas es la lucha contra los estereotipos. Nosotrxs tenemos que trabajar con el fútbol y con todas las disciplinas. Tenemos un desafío que tiene que ver con diversificar y mostrar otras disciplinas que también son parte del esquema del desarrollo del deporte. El fútbol es una herramienta valiosa que tiene muchos aspectos amigables para desembarcar en cualquier parte y nos tiene que servir para poder dar la batalla”.



Sin dudas, este año fue bisagra para todas las mujeres en el deporte. La lucha por la profesionalización del fútbol femenino, encabezada por Macarena Sánchez, visibilizó las diferentes problemáticas que viene padeciendo el género en las distintas disciplinas: falta de espacios, violencia, abuso de poder y desigualdades que influyen directamente en la profesión.


Tal como sucede actualmente en el fútbol, las jugadoras de hockey tampoco pueden vivir plenamente de la profesión: “en mi caso, apostar a la carrera deportiva fue áspero. En ese momento no teníamos becas. Después, cuando arranqué en la Selección mayor empecé a percibir un cuarto de beca y eso me alcanzaba para pagar la mitad del alquiler y lo otro había que laburarlo porque sino no se podía bancar la carrera deportiva. Realmente es imposible mantener un esquema laboral con una carrera deportiva, ¿quién te contrata para algo en blanco si vos estás entrenando todo el día y te tenés que ir 40 días de gira? La situación laboral para un atleta es imposible”.


No solo la políticas públicas ayudan a construir un deporte más igualitario, la comunicación es un actor fundamental para acompañar el desarrollo: qué se dice, cómo se dice y cuánto se dice. Por eso, Jorgelina Bertoni, jefa de Gabinete de la Secretaría, remarcó la importancia del trabajo colectivo entre lxs deportistas y lxs periodistas: “Las cuestiones de la mujer tienen poco río de tinta, poca virtualidad. Las competencias no se difunden todas y cuando se difunden hay una forma de decirlo estereotipado, sexualizado. Entonces, seguimos profundizando. Que ustedes estén (las periodistas), que estén dando la batalla y que desde la política y la comunicación empecemos a trabajar la perspectiva de género, abona a ir hacia esa deconstrucción”.


Foto: Dafna Alfie/LATFEM


Adentro y afuera de la cancha, en las tribunas y en los medios de comunicación. Las mujeres alzaron la voz y movilizaron al mundo del deporte. Ganaron los espacios que por años les fueron negados y enmarcaron la revolución en la lucha por sus derechos. Que hoy, por primera vez una mujer esté al mando de la institución madre del deporte, habla de un cambio rotundo en la sociedad y de eso ya no se puede volver atrás. El trabajo colectivo entre atletas, periodistas y referentes de la política es clave para seguir avanzando en la búsqueda de la equidad. Según Inés, “la igualdad es un entrenamiento”.

FFP-Isologotipo_web.png

Somos un medio digital dedicado a difundir el fútbol femenino en Argentina. Queremos llegar a todas las canchas y a todas las casas para seguir luchando por un fútbol feminista, disidente y profesional.

Ante cualquier duda, podés escribirnos

futfemprof@gmail.com o contactarnos a través de nuestras redes.

FUTFEMPROF

NOTICIAS

DEJANOS TU MENSAJE

Sitio web desarrollado en Argentina con 💚 por FutFemProf   |  © 2020 Todos los derechos reservados.