"Estamos cansadas de las irregularidades"

Luciana Bacci es jugadora del club Social Lux de Rosario, club que milita en La Liga Rosarina. El domingo pasado, a través de sus redes, dio a conocer que el partido que debían disputar contra Semillero tuvo que ser suspendido porque, según dijo el director técnico. las jugadoras rivales no llegaron a levantarse a tiempo. A partir de esta situación extrema e injusta, expuso también las carencias y dificultades que viven las futbolistas en el torneo de la capital santafecina. Hablamos con ella.



¿Qué pasó el domingo? ¿Cuáles fueron los detalles de la suspensión del partido de Social Lux contra Semillero?


Lo que pasó el domingo, que en realidad no es algo nuevo, ya nos ha pasado muchas veces en ‘La Rosarina’. Jugábamos de local en Social Lux y nos levantamos 6.30 de la mañana para estar 7.45 en el club. El partido empezaba a las 9 y como cualquier equipo tarda más o menos una hora y cuarto en prepararse, hacer la entrada en calor, llegamos con margen de tiempo para que empiece en el horario que estaba estipulado. Nos cambiamos, hicimos la charla técnica, la entrada en calor y nos dimos cuenta que el otro equipo no estaba. Esperamos más de lo que tendríamos que haber esperado y aproximada mente a las 9.20, cuando ya estábamos preparadas para firmar, vino el técnico de ellas diciéndonos que no había podido levantar a las jugadoras (sic).

En la tabla, nosotras estamos segundas pero con goles de diferencia con Central. O sea tenemos los mismos puntos que Central pero con tres goles menos. Si nosotras le llegábamos a ganar a Semillero por más de 3 goles terminábamos primeras. Hay que ver, entonces, a quiénes le dan los goles, porque también estamos primeras en la tabla de goleadoras. Con este resultado a nuestras compañeras ya las pasaron, porque no tuvieron la chance de convertir ningún gol en el partido suspendido. Este tipo de cosas se repiten todas las fechas.



Nuestra intención no es atacar a las jugadoras de Semillero sino más que nada hacer un descargo frente a ‘La Rosarina’ porque estamos cansadas de todas las irregularidades que se dan en el torneo, ya sea con los árbitros o con la organización. De movida, es descabellado jugar un domingo a las 9 de la mañana cuando somos la Liga Femenina de Primera. Los varones juegan a las 3 de la tarde, por eso tienen más tiempo para dormir y la gente puede ir a ver los partidos con más facilidad.


Nosotras cuando jugamos no tenemos médicos, no tenemos ambulancias en las canchas. Si le llega a pasar algo a alguna jugadora queda librado al azar que llegue un médico a tiempo o que no le pase nada grave y se muera, porque hemos visto muchas desgracias en el fútbol. La organización de ‘La Rosarina’ no está pensada para que el fútbol femenino crezca y se difunda. Es así.



Mencionaste que hay problemas con los árbitros también, ¿a qué te referís?


En el partido contra Newell’s, por ejemplo, no tenían banderín para marcar el offside. Recién en el segundo tiempo les prestaron unos que no se de quiénes eran. Esas son las cosas que constantemente nos tenemos que bancar.

Los árbitros, por su parte, siguen haciendo que el fútbol sea mediocre con cosas mínimas, como no cobrar un lateral mal sacado. Eso es básico en el fútbol, y cuando les decís algo te responden “Bueno, ¿qué querés que haga?”. Es como si estuvieran ahí para cobrar e irse, básicamente.


¿Por qué crees que suceden estas irregularidades? ¿Es falta de motivación de las jugadoras o de organización de la Liga?


Me parece que hay falta de motivación de jugadoras y falta de organización de parte de ‘La Rosarina’. Si pensamos en alguna motivación que pueda llegar a tener cualquier futbolista del interior es, mínimamente, llegar a ser citada al seleccionado de Rosario de Santa Fe, y eso es algo a lo que cuesta mucho acceder. Si mirás el historial de la Selección rosarina, las jugadoras tenían que ir a probarse y no había un cuerpo técnico que seleccionara futbolistas de la misma liga. Se nos hace difícil aspirar a más cuando no nos dan las herramientas mínimas para hacerlo.


En cuanto a la organización, hay un montón de cosas a mejorar. Yo creo que una jugadora no puede sentirse motivada si se levanta a las 6.30 para ir a jugar y cuando llega ve cosas tan desprolijas como que los árbitros llegan tarde, que no tienen las herramientas para trabajar, que las canchas están en mal estado o que se llama ‘La Liga Rosarina’ pero tenemos que ir a jugar a Baigorria. Viéndolo a más escala, te das cuenta ¿cuántas jugadoras del interior fueron citadas a la Selección Argentina? Serán dos o tres*. Así que, con todo eso, ya te hacés un panorama de por qué las jugadoras del interior no están motivadas.



¿Qué habría que hacer para que se solucionen estas problemáticas?


Yo creo que la manera de solucionarlo abarca muchas cosas. Como sabemos, el fútbol es un deporte y un negocio que crece gracias a la gente que lo sigue. En Argentina es el deporte más jugado y más visto, entonces creo que hay que darle herramientas a las jugadoras en ese sentido. ¿De qué herramientas hablo? Bueno, si ‘La Rosarina’ dice que nos está ayudando a difundir el fútbol femenino pero pone partidos a las 9 de la mañana en la sede de Cristalería de Central, ¿cuántas personas se van a levantar un domingo a las 8 de la mañana para ir a ver un partido de fútbol femenino en canchas donde a veces ni siquiera hay colectivos para llegar?


Las sedes de ‘La Rosarina’ son cuatro, si no me equivoco. Y una de ellas es la que te dije, Cristalería de Rosario Central, una de las instituciones que claramente más dinero tiene. No tiene el mismo dinero que Social Lux o Semillero o Pablo Sexto. Todo el ingreso de esos partidos, entradas, estacionamientos, van al club dueño de la sede. Así se hace muy difícil que la difusión sea buena y eficiente en el fútbol femenino de Rosario.


¿La Copa Santa Fe o la Copa Argentina pueden ayudar a mejorar en algo?


A mí me parece perfecto, creo que pueden solucionar un montón de cosas y también ayudar a los equipos, pero hay que ver de qué manera. Porque si la llevan a cabo pero la van a jugar un miércoles a las 7 de la mañana en Granadero Baigorria, la verdad no va a servir, porque las únicas que nos vamos a enterar de que se juega vamos a ser las jugadoras, básicamente. Así no se difunde el fútbol femenino, estamos yendo por el mal camino de la difusión.


¿Cómo son sus entrenamientos? ¿Disponen de canchas y herramientas para hacerlo en buenas condiciones?


Nuestros entrenamientos son lunes, miércoles y viernes a la tarde más que nada, porque el 99% de las jugadoras tienen trabajo, estudio, familia. Las jugadoras pagamos una cuota para jugar y para entrenar. Además, le pagamos a ‘La Rosarina’ por nuestros pases y por nuestros fichajes. Sin ir más lejos, hace poco estuvimos vendiendo empanadas para comprar más elementos, conitos, vallas, pelotas. ¿A dónde va dirigido el dinero que recauda ‘La Rosarina’, que tampoco creo que sea mucho? ¿A qué instituciones? Tenemos la localía una sola vez en el torneo y no la tenemos nunca más, entonces el club no puede percibir ningún ingreso de parte de nuestra disciplina ni sacar un rédito del fútbol femenino.

FFP-Isologotipo_web.png

Somos un medio digital dedicado a difundir el fútbol femenino en Argentina. Queremos llegar a todas las canchas y a todas las casas para seguir luchando por un fútbol feminista, disidente y profesional.

Ante cualquier duda, podés escribirnos

futfemprof@gmail.com o contactarnos a través de nuestras redes.

FUTFEMPROF

NOTICIAS

DEJANOS TU MENSAJE

Sitio web desarrollado en Argentina con 💚 por FutFemProf   |  © 2020 Todos los derechos reservados.